Vacaciones

—Que mañana voy a verte.

—¿Mañana?

—¿Estás en casa o te has ido de vacaciones?

—No, no, estoy en casa… Es que me ha pillado de sorpresa.

—Pues si no te va mal…

—Claro que no. Avísame mañana cuando salgas de allá.

—Tengo ganas de verte.

—Y yo a ti.

Y así fue como las vacaciones vinieron a mí.

 

Para Andrea.

 

© Vicente Ruiz, 2018