Volver a empezar

El título de esta breve entrada es una perífrasis que infunde esperanza, por lo que respecta al significado del verbo principal, que centra su foco en el hecho de iniciar algo. Pero, así mismo, la primera parte indica una reiteración en ese acto: empezar una vez más. Y eso contrarresta lo positivo de arrancar un nuevo proyecto porque encierra una acumulación de otros anteriores fracasados.

Volver a empezar, cuando una se encuentra, partiendo de la esperanza de vida de una persona sana, en el ecuador de su recorrido vital, no es nada fácil. A esta edad, la mayoría de la gente está asentada en vidas estables: un trabajo, que podrá ser más o menos satisfactorio, pero en el que ya llevan años invertidos; una situación personal igualmente sólida y de carácter permanente; y, por tanto, una visión de futuro que se define por la seguridad, el sosiego y el deseo de que haya el mínimo de sucesos posibles que puedan alterarlo.

Partir de cero, con el peso de media vida de cosas pasadas que no han salido bien y el de la incertidumbre de cosas futuras, es agotador. Por eso, cerrar puertas a lo que fue antes de abrirlas a lo que será es importante. Y por eso también es agotador cuando en la carga arrastras varios meses de desgaste físico, mental y emocional.

Hoy he dado la señal para mi nuevo hogar, en otra ciudad, lejos de toda mi zona de confort, pero cerca de nuevas oportunidades. Vuelvo a empezar con vértigo, pero con ilusión, a pesar de lo cansada que estoy después de semanas, meses, en que todo ha salido mal, todo se ha juntado para tenerme ahora tocando fondo. Dejo de mirar ya la puerta cerrada y giro la vista hacia la que se acaba de abrir, porque ahí es donde tengo ahora puestas todas mis esperanzas. Y cruzo dedos y respiro hondo deseando que todo me salga bien, de una puñetera vez.

Estaré, pues, temporalmente fuera de servicio en este sitio. Voy a estar muy ocupada reconstruyéndome a mí y levantando una nueva vida, y las pocas energías de que dispongo ahora mismo, las necesito todas para eso.

Volveré. Hasta entonces, cuidaos mucho.

© Vicente Ruiz, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s