El café justo

Claro que está libre, estoy solo, puedes sentarte. Sí, hacía mucho tiempo que no nos veíamos. ¿Que cómo me va todo? Bien, no me quejo. He aprendido a no quejarme. ¿Y tú? ¿Cómo estás? Te veo bien. Bueno, como siempre, irradias mucha luz. Digo lo que veo. No, no venía desde el año pasado, pero me encanta este sitio, es tranquilo y se puede leer. Café irlandés. Está rico. ¿Quieres uno? Si no te gusta el whiskey, pídelo con ron, también está bueno.

Estoy ahora con “La mujer justa”. No había leído nada de Sándor Márai. Últimamente estoy leyendo por primera vez a muchos autores consagrados. Me encanta, pero al mismo tiempo me genera ansiedad querer seguir leyendo más títulos de cada vez más escritores. Por suerte, tampoco tengo muchas más ocupaciones. Sobre todo, ahora, en vacaciones. Este libro es una reflexión continua sobre la vida, las relaciones, la sociedad y el individuo como ente solitario, por boca de tres personajes diferentes que han estado relacionados entre sí. Es muy interesante todo lo que dice. Ah, ¿que ya lo has leído? Qué tonto soy, perdona. Es que me emociona sentir esta conexión con lo que dicen los personajes. Con los tres. Pasa con ellos como con algunas personas reales, que están más próximos los unos a los otros de lo que ellos creen.

Con la primera, por ejemplo, con la esposa, coincido en su visión del matrimonio. ¿Qué es, sino un compromiso eterno? Está claro que nadie es adivino, si no, sería muy fácil, pero no tendría ningún valor. El significado de “compromiso” está en la parte de la promesa, por parte de quien lo asume, y en el salto de fe, por parte de quien lo acepta, que se suponen que son dos personas, a la vez y entre sí. No sé si me explico. Hablo fatal. Es que en mi cabeza está muy claro, pero me cuesta encontrar las palabras. A menudo surgen en las conversaciones la separación o el divorcio de esta o aquella pareja. La gente parece sorprenderse y, sin embargo, a mí me parece lo más normal que suceda. Nadie se para a pensar en lo que significa casarse. No se le otorga al matrimonio la importancia que tiene. Es tu palabra de honor. Hay que ser muy honesto con uno mismo (fidelidad) y con el otro (lealtad) para dar ese paso. De tanto casarse y separarse, el significado del matrimonio se devalúa. No pasa sólo con el matrimonio, claro. Cada vez hay menos cosas sagradas.

Sí, traiga un café con ron, si es tan amable. Creo que se llama jamaicano. ¿Lo quieres con nata y virutas de chocolate?

Después está el marido, que es un tipo que queda muy bien definido más hacia el final como un hombre hecho de carne por fuera y relleno de cemento por dentro. No porque fuese cruel. Aunque, bueno, hay maneras y maneras de ser cruel y quizá la indiferencia sea la más silenciosa, pero también la más lacerante. El marido no sabe amar. Sabe apreciar la belleza, los momentos de plenitud, todas esas cosas. Incluso sabe definir muy bien el amor. Pero su soledad está construida sobre su incapacidad para amar. Cuando habla del amor lo hace como quien habla de algo que ha visto miles de veces fuera de sí. No se percibe que lo haya experimentado verdaderamente. Tú sabes que yo hace tiempo que estoy solo, pero cuando me oyes hablar del amor, lo hago desde dentro. ¿Lo sientes así? No tiene nada que ver estar solo o tener pareja, esa situación es externa. Yo pienso que quien tiene amor dentro de sí, independientemente de lo que pase fuera, lo desprende, hable de lo que hable, trate a quien trate. Ese personaje transmite muchas cosas, inteligencia, perspicacia, agudeza, saber estar, su clase social, todo eso… pero no destila amor. Sin embargo, comprendo perfectamente su gusto por la soledad. Entiendo a quien encuentra en la vida solitaria un lugar de sosiego y bienestar, especialmente cuando todo lo demás supone un esfuerzo tan grande.

Ay, ya tienes aquí tu café. Gracias. Verás cómo te gusta.

Después está el tercer personaje. Como ya te lo has leído, estarás de acuerdo en que el título cobra todo el sentido por ella. Es el personaje que arroja más luz sobre los otros dos y el que habla más abiertamente de sí misma. No se escuda en sus fallos, no aborrece su origen, más bien se ríe de lo que abraza después y se desprecia incluso por ello. También habla de otros personajes que no son protagonistas en esta historia. Da una perspectiva del universo al que pertenecen todos los otros muy global, aun incluyéndose ella misma en el panorama. Pero comete el fallo de situarse en otro plano, como si ella perteneciera a otro mundo, porque era otra persona que ya no es, aunque uno es lo que es siempre porque, volvemos a lo de antes, eso se lleva dentro. Pero no, son los demás quienes no son como son, porque se ocultan. Y eso los coloca mucho más cerca, ¿me explico? No me explico, ¿cómo me voy a explicar expresándome de este modo? Qué torpe soy. Lo que quiero decir es que da igual de dónde vengamos. En esencia, somos iguales. Nos define nuestra fragilidad. Incluso el marido relleno de cemento es frágil. Quizá seamos diferentes en cuanto a naturaleza o temperamento. Pero todos queremos que alguien nos comprenda. Es la clave para no sentirse solo, saber que alguien asiente mientras te escucha porque entiende lo que le cuentas. Nada duele más que quienes te quieren no te comprendan, porque nada te hace sentir más solo.

Bueno, no te doy más la lata con mis desvaríos. Es que este libro me ha hecho pensar mucho. De algún modo, sentirme en sintonía con palabras ajenas me hace pensar que tal vez no vaya por mal camino. Me refiero en cuanto a mi crecimiento personal. Me preocupa mucho, cada vez más, dónde pongo el pie para dar el paso siguiente. No sé si es porque el monte es más escarpado, porque mis articulaciones ya no son jóvenes o por la suma de ambas. Tal vez no es por nada de eso, sino por la soledad misma, porque no tengo en quien apoyarme. Son muchos años solo. Bueno, al principio fue por decisión propia, porque era una época en que tener pareja no era lo que me convenía, tenía que centrarme en mí. Luego ha sido porque la vida no me ha brindado la oportunidad. Y ya sabes, yo estoy roto. Remendado, sí, pero dime: ¿quién prefiere lo roto si puede optar por algo mejor o no necesita ni lo uno ni lo otro? Oh no, no siento lástima de mí, para nada. Soy realista. Sin más. Y son sus reacciones las que me hacen pensar que la realidad es así y no de otro modo. Pero no pasa nada, yo no soy como los personajes de este libro. Anduve perdido mucho tiempo. Pero me encontré. No todo el mundo puede decir lo mismo.

¿Qué le debo? No, yo invito. Me ha gustado mucho verte. Sabes que me encantaría verte más. Pero también sabes que comprendo que tú no sientas lo mismo. ¿Ves? He aquí un ejemplo de lo que decía. Tal vez volvamos a coincidir. Hasta entonces, te deseo lo mejor.

2 comentarios en “El café justo

  1. Hombre, cais he sentido que hablabas conmigo. Me encanta como llevas el ritmo de la conversación, siendo “hablador” pero no sofocante. ¡Bravo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias. He seguido el estilo del libro del que hablo. Libro que recomiendo encarecidamente 😉
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close