Régimen verbal

Sólo pienso en ti.

Y para acabar con esta agonía, me dispongo a cambiar el rumbo.

Mira que me advirtieron de que esto siempre pasa: no se puede aspirar a lo que, por carecer de méritos suficientes, no debes confiar en conseguir.

Hay que cuidarse de volar demasiado alto. Las alas de cada cual alcanzan a ascender a una altura distinta.

Es mejor depender de uno mismo. Sin dudar de los demás, no creer demasiado en ellos, por no terminar, ni aprovechándote de sus logros, ni necesitando de sus limosnas.

Y aquí andaba yo, fracasando en mi propósito de olvidarme de ti.

Ah. Pero di con la tecla del La 440.

Porque a veces no hay que empeñarse en soltar, si la mano insiste en mantenerse cerrada. Al final se rinde a la evidencia.

No he conseguido aún prescindir completamente de tu imagen en la memoria.

Fluctúas entre las briznas de la brisa nocturna como si te hubieras mezclado con el aroma del jazmín.

Pero no he vuelto a recaer en el tormento de soñar con besarte.

Ya no viviré de fantasías.

He aprendido de esto.

Me niego a que seas mi complemento de régimen verbal.

Y a que definas mi significado.

 

© Vicente Ruiz, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close