Enero

Ese mes. Ese mes que parece no acabar nunca. Eterno se tendría que llamar. “—¿Cuándo es tu cumpleaños? —El 29 de eterno”.  Porque parece mentira, ¿eh? Dan la duodécima campanada (que no la doceava, qué manía, todo el mundo diciéndolo mal: si fuese la doceava campanada diríamos que la campanada estaría dividida en doce partes, y no, puñetas, el ordinal correspondiente al cardinal doce es duodécima o décimo segunda, mira que cuesta poquito hablar bien); dan la duodécima campanada, decía, y nos asomamos a un año nuevo lleno de esperanza, ilusión, buenrollismo, alborozo y deseos de que todo nos vaya mejor, seamos más felices y disfrutemos al máximo de la vida y del mundo y de todos sus seres, y que la paz llegue a todos los rincones del planeta y deje de existir el hambre y la pobreza y las enfermedades y la corrupción y el narcotráfico y…

Y entonces te despiertas el día 1 de enero, perdón, el día 1 de eterno, jodida, resacosa, con agujetas en partes del cuerpo que ni siquiera sabías que existían (¿qué tenemos debajo de los omoplatos? ¿y por qué me duele ahí?), deseando matar a toda la familia para que no vengan a comer a casa. Total, que empezamos el año a lo grande.

Es curioso porque su antecesor en el cargo, diciembre, lo veo un mes entrañable. Sí, me cae bien. Que si las lucecitas navideñas en las calles, que si las alfombras rojas a las entradas de las boutiques, que si los hilos musicales llenos de villancicos, que si la campaña cinematográfica con mucho de animación, efectos especiales y pelis divertidas, que si los turrones, los moscateles, las gentes queridas, los brindis, los regalitos, las risas… Ay, que sí, que me produce ternura diciembre.

Pero luego llega enero. Perdón, eterno. El mes de las subidas de impuestos. El de la cuesta, que dicen, nos ha jodido, ¿qué cuesta? La cuesta forma un ángulo recto con el suelo. No es una cuesta, es una pared. Que luego, una vez superada, sólo dan ganas de tirarse.

Otro aliciente de este mes: los exámenes. Qué bonitos son, qué de experiencias, cómo se aprende y la de gente que conoces en la biblioteca. Vamos, existiendo épocas de exámenes en la vida, ¿quién quiere un verano con sus mojitos en una terraza a la orilla del mar?

Enero. Perdón, eterno, el mes de… Oh, sí, se me olvidaba, mi parte favorita: EL INVIERNO. Esas olas de frío siberiano combinadas con las rachas de viento de poniente. Que igual estamos a 23º a mediodía y en cuatro horas hace una rasca que el mercurio baja a 7º con sensación térmica de 4º (lo que mi cuerpo traduce en -15º, voy a morir congelada, en 2.000 años me expondrán en un museo junto al mamut del Pleistoceno). Y hala, a sacar gorros y guantes y bufandas, ¡qué bonito es el invierno! Esta humedad que se cala en la profundidad ósea de nuestro esqueleto, las calefacciones a todo gas, esas coladas escampadas por las sillas y el sofá del salón para que se sequen de una vez, unas fantásticas facturas de la luz de tres cifras de tanto consumo, ¡qué-bo-ni-to-es-el-in-vier-no! PRECIOSO.

Enero. Perdón, eterno. Ese mes que parece no tener fin. Menos mal que ya te has terminado y no vuelves hasta dentro de once meses, maldito cabrón.

 

© Vicente Ruiz, 2011, 2019

1 comentario en “Enero

  1. Pues a mi Enero me gusta. Quizás me agobia un poco porque veo que los cambios propuestos van un poco lentos, pero todavía conservo la esperanza de que será un buen año. Diciembre me parece más problemático. Y el problema del invierno… teniendo en cuenta que voy todo el año en manga corta, y eso que el tiempo de Zaragoza es menos amigable que el de Valencia… realmente no dejo que la climatología afecte a mi estado de ánimo.

    En resumen, para mi enero sigue siendo el principio de una nueva aventura

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close