1 año de “Dejar de llamarte”

Tal día como hoy hace un año salió a la luz “Dejar de llamarte”, mi primera y única novela (corta). Fue precipitado, porque a lo largo de los meses siguientes, al menos en un par de ocasiones, hube de corregir pequeñas cosas que me obligaron a reeditarla. Pero, dado que hay muchos detalles de este libro vinculados a la figura de mi abuela, quise publicarla en una fecha lo más próxima posible al día de su centenario, que era el 28 de noviembre. Dos días después, el sueño ya era una realidad; eso sí, una realidad llena de dudas, miedos e incertidumbre.

La autoedición es una alternativa segura: como depende de ti, si lo quieres hacer, lo harás; pero eso no significa, en absoluto, que sea fácil. De hecho, es el camino más difícil si lo que buscas es llegar a los lectores. Al fin y al cabo, se supone que escribes y publicas para eso, para que te lean. Pero la autoedición sólo es el primer paso; después viene la parte de marketing y publicidad, que también depende de ti. Y hay que saber mucho, por un lado, y tener mucha suerte, por otro. Si a esto añadimos la paupérrima fama que tienen los autores autoeditados, al no contar con un equipo de editores y correctores que den forma y estilo a las historias, de modo que acaban todos en el mismo saco de mediocridad o, peor aún, infumabilidad literaria, pues al final la batalla acaba teniendo demasiados frentes abiertos. Especialmente cuando no te dedicas a esto (ni lo pretendes) y tampoco dispones de inversión para colocar tu novela en las librerías.

A pesar de ello, el balance es positivo. Ha habido gente que me ha leído que no me conoce de nada y que ha disfrutado de la lectura; gente que sí me conoce, que no sé si la han leído o no, porque no me han dicho nada al respecto; gente que no ha conseguido conectar con lo que cuento y he de decir que agradezco mucho esta valoración sincera; y gente que me ha dado las gracias por escribir esta historia. No han sido muchas las ventas. Pero tampoco tenía expectativas al respecto porque yo sólo buscaba publicar. Llegar a los lectores es bonito, se me pone un nudo en el estómago cada vez que veo que alguien ha encargado un ejemplar. Pero nunca fue mi prioridad, sólo quería sacarlo de dentro, dejarlo ahí, para que quien un día se tope con ello y quiera echarle un vistazo, pueda hacerlo. Habla de una abuela y de una nieta, que no es una relación que haya protagonizado muchos libros; y está escrita con mucho mimo.

A lo largo de este año he continuado escribiendo, mis pequeños relatos, poemas, alguna reseña que otra, y mis crónicas viajeras en modo ficticio, en este blog. Me gusta escribir y este espacio me permite hacerlo desde la sombra que me da el seudónimo. De momento no estoy en ningún otro proyecto del estilo de “Dejar de llamarte”. Tampoco lo necesito. Quiero obrar honestamente: ni tengo el talento para sacarme de la manga libros decentes a un ritmo medio; ni quiero sacar historias como churros que no estén cuidados al detalle. Para mí éste es un oficio artesanal que merece mucho respeto.

Sólo me queda expresar mi gratitud infinita a todas las personas que han invertido tiempo y dinero en leerme. Podríais imaginarlo, pero nunca llegaréis a saber lo que significa para mí. Espero que os haya gustado. Y si no ha sido así, agradezco la confianza y siento no haber estado a la altura.

Sea como fuere, “Dejar de llamarte” fue un viaje personal precioso. Y eso no lo cambia nada.

1 comentario en “1 año de “Dejar de llamarte”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close