París (3): Île de la Cité

En el vértice más agudo del isósceles que dibuja la Place Dauphine se encontraba una modelo frente a un set de fotografía. El fotógrafo se disponía a disparar después de haber hallado el ángulo contrapicado adecuado para mostrar, tras la joven, un escenario urbano que se abría en el horizonte como si fuera una capa de superheroína. Intentando no torpedear la sesión de fotos, crucé la plaza triangular siguiendo mi costumbre de mirar hacia arriba y me encontré el mural de un gato, en lo alto de uno de los edificios, entre las chimeneas y las ventanas de una buhardilla. Sonreí y continué mi camino por la isla.

Gran parte de ésta la cubre el Palacio de Justicia, construido sobre el otrora Palacio Real de San Luis. Este Luis, que antes de santo fue rey, Luis IX, dejó su impronta en las instalaciones del castillo con una de las joyas arquitectónicas más bellas del mundo. La historia empieza con la vuelta de una de las Cruzadas en que participó, de donde se trajo las reliquias de Cristo, corona de espinas incluida. Durante un tiempo estuvieron custodiadas en el interior de Notre Dame; pero el rey se cansó un día de tener que recorrer la distancia que había entre el palacio y el templo cada vez que quisiera contemplarlas. Así que mandó construir la Sainte Chapelle dentro de la fortaleza, en el tiempo récord de seis años. La capilla, maravilla del gótico, no tiene muros: en su lugar, las vidrieras iluminan de colores la estancia, mientras nos hablan de diferentes libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, así como de la vida y pasión de Cristo y del Apocalipsis.

A la salida del Palacio de Justicia, justo en la esquina antes del Pont au Change, la Tour d’Horloge (la torre del reloj) nos recuerda a otro rey, Carlos V, que fue quien mandó construir este primer reloj público de París; el primero, al menos, mecánico, porque relojes solares ya había (aunque lo que no hay mucho por estas latitudes es sol, precisamente). Desde dicho puente, impacta la visión del exterior del recinto, reforzado por torreones con tejados cónicos, dando así la impresión de robustez y, al mismo tiempo, grandiosidad. No acierto a imaginar cómo sería la vida en aquellas estancias siglos atrás, en contraposición a la de la mayoría de la población entonces, campesina y pobre, que sí me resulta más próxima.

En la popa de ese barco imaginario que es la Île de la Cité, la gran señora, Nuestra Dama, se alza colosal. Uno podría quedarse observando cada relieve, cada figura, cada arco, cada columna, cada gárgola, sin ser consciente del paso de las horas, del cambio de color del cielo, del ir y venir de los turistas a su alrededor. Notre Dame es como un amor platónico al que no puedes dejar de mirar; aunque le des la espalda para alejarte hacia otro lugar, es inevitable hacerlo sin dejar de girar la cabeza para volver a verla una vez más. Fue lo que hice yo entonces, a pesar de que sabía que volvería a estar frente a ella antes de marcharme de París.

Al otro extremo del Boulevard du Palais, el Pont Saint Michel me llevaba a la plaza de mismo nombre, donde se levanta la fuente, también homónima, que me daba la bienvenida al Barrio Latino. Pero antes de tomar ninguna dirección, me senté un momento a descansar. Mientras me liaba un cigarro, vi varios grupos de turistas reuniéndose bajo paraguas de colores chillones que seguramente empezaban sus rutas justo ahí. Eran las doce del mediodía y qué mejor lugar de encuentro que la fuente de Saint Michel. Los vi partir al término de mi pitillo. Me acerqué a una tienda de sándwiches y con el primer bocado encaminé mis pasos hacia el Quartier Latin…

 

© Vicente Ruiz, 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close