Patio de colegio

Cuesta tanto llegar a los demás. Ponemos tantas trabas. No nos libramos de nuestros prejuicios, de nuestras sospechas. Somos más conservadores de lo que queremos reconocer. Aquello de más vale malo conocido, ya saben. Romper el hielo es agotador. Abrirse paso, tender lazos. Si no eres guay, si no llegas, de entrada, con un carné donde diga “Yo molo mogollón, fíjate cuántos amigos tengo”, no irás a ninguna parte. Porque aquí estamos para reírnos y pasárnoslo bien. ¿Quién quiere hablar de sus mierdas? Mira aquél, lo que ha dicho. ¡Será capullo! Mira aquella, qué pava, qué superficial. Y yo me siento como cuando era peque y me refugiaba en un rincón, a mirar cómo los demás jugaban. Cuando formar parte del juego supone tanto esfuerzo, no compensa. ¿Por qué con otros era más fácil? ¿Por qué había que guardar esa distancia conmigo? Pasan los años, pasan las cosas, pasa la vida y todo sigue igual. En el grupo de WhatsApp donde hay veinte personas, todos se ríen mucho si la gracia la hacen aquellos dos, tres, cuatro, que son los guays. Cualquier otro que quiera seguirles el rollo obtiene el silencio por respuesta. Todo sigue igual. El mundo sigue siendo un patio de colegio. Y yo ya tuve bastante con el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close