Gracias, Javis

“Dejar de llamarte” nació por casualidad, como una compilación de recuerdos más que como una historia al uso, con su planteamiento, su nudo y su desenlace. No tendría una idea clara de lo que haría con ella hasta mucho tiempo después. Y ni siquiera, tomada ya la decisión de autoeditarme, conseguiría quitarme de encima el nubarrón de las dudas y el miedo. El sol brilla fuerte casi siempre, pero de vez en cuando asoma el día en que uno se lo cuestiona todo.

Cuando esto sucede, suelo recurrir al impulso interno que me llevó a dar el salto. La verdad, lo hice porque sentí que tenía que hacerlo. Y no puedo explicar, ni más ni mejor, porque no sé. No voy a conseguir nada, no voy a llegar a ninguna parte. Pero es que tampoco he tenido nunca ninguna intención en ese sentido. Sólo quería verlo fuera de mí. Y, sin embargo, qué difícil fue dejar que pudiera pertenecer también al resto del mundo.

Aquí fue cuando el empujón externo vino a hacerle compañía al impulso interno. Porque, es verdad que hay que dar tiempo al tiempo (y a uno mismo). Pero eso de que cuando llega el momento, uno lo sabe, no es verdad. El momento no llega. Llegas tú y dices: “Ahora es el momento”. Si sólo tienes claro que lo quieres hacer, pero todo lo demás te genera una incertidumbre pavorosa, las ayudas son necesarias. Y si, una vez lo has hecho, has sobrevivido y puedes salir al mundo con la cabeza alta a seguir con tu vida de cada día, entonces hay que agradecer las ayudas.

Gracias, Javis*. El empujón me lo disteis vosotros con vuestra maravillosa película. Una historia, que se desarrolla en un campamento que se llama La Brújula, y que me ayudó a encontrar el norte una tarde del mes de octubre, en un cine de Valencia. Una llamada, personal e intransferible, que escuché en un momento de deriva y que me ha tenido cada día susurrando “Lo hacemos y ya vemos” como un rezo estimulante para no retroceder. Porque al final se trata de eso, de hacerlo, de no quedarse con las ganas, que ya se verá después lo que pasa.

En medio de tantos reconocimientos, candidaturas a premios importantes, galardones ya otorgados y demás, pues no sé hasta qué punto será importante para vosotros saber que habéis inspirado, como mínimo, a una persona que tenía un sueño y lo realizó. Eso ya no me lo quita nadie. Que luego funcione o no, pues oye, “ya vemos”. En todo caso, he querido haceros partícipes, porque a veces el resultado es lo de menos. Lo hicimos. Y ya está.

 

*Javier Ambrossi y Javier Calvo, los Javis, son los creadores del musical y de la película “La llamada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close